Que Es Un Contrato De Seguro

El asegurador no responderá por el daño debido a la naturaleza intrínseca o vicios propios de las mercancías transportadas. -En el momento en que la sustracción se genere con ocasión de siniestros derivados de riesgos extraordinarios. La cobertura entiende el daño provocado por la comisión del delito en cualquiera de sus formas. Cuarto.–El valor de los elementos desaparecidos, siempre y cuando el asegurado acredite su preexistencia y a menos que el asegurador pruebe que fueron robados o hurtados.

El asegurador va a deber conceder al tomador anticipos sobre la prestación asegurada, conforme a las condiciones fijadas en la póliza, una vez pagadas las anualidades a que se refiere el artículo previo. A los efectos de lo indicado en el artículo 4, en los seguros sobre la vida se comprende que existe riesgo si en el momento de la contratación no se ha producido el evento objeto de la cobertura brindada en la póliza. En caso de conflicto de intereses o de desavenencia sobre el modo de tratar una cuestión litigiosa, el asegurador va a deber reportar instantánea­mente al asegurado de la facultad que le compete de ejercitar los derechos a que se refieren los 2 artículos anteriores. La póliza del contrato de seguro de defensa jurídica va a haber de recoger de manera expresa los derechos reconocidos al asegurado por los dos artícu­los precedentes. Por el seguro de crédito el asegurador se ordena, dentro de los límites establecidos en la Ley y en el contrato a indemnizar al asegurado las pérdidas finales que experimente como consecuencia de la insolvencia determinante de sus deudores.

La facultad unilateral de resolución del contrato deberá ejercitarse por el tomador mediante comunicación apuntada al asegurador a través de un soporte duradero, libre y accesible para éste y que deje dejar constancia de la notificación. La referida comunicación deberá expedirse por el tomador del seguro antes que venza el período correcto en el apartado previo. No se podrá contratar un seguro para caso de muerte sobre la cabeza de inferiores de catorce años de edad o de incapacitados. Se excluyen de esta prohibición, los contratos de seguros en los que la cobertura de muerte resulte inferior o igual a la prima satisfecha por la póliza o al valor de salve.

En el momento en que en 2 o más contratos estipulados por exactamente el mismo tomador con diferentes aseguradores se cubran los efectos que un mismo riesgo puede ocasionar sobre el mismo interés y a lo largo de idéntico período temporal el tomador del seguro o el asegurado deberán, salvo pacto en contrario, comunicar a cada asegurador los demás seguros que estipule. Si por dolo se omitiera esta comunicación, y en caso de sobreseguro se generara el siniestro, los aseguradores no tienen la obligación de pagar la indemnización. Desde un punto de vista legal, el contrato de seguro es aquel por el que el asegurador se obliga, a través de el cobro de una prima y para el en el caso de que se produzca el evento cuyo peligro es objeto de cobertura, a indemnizar, dentro de los límites pactados, el daño producido al asegurado, o a agradar un capital, una renta u otras posibilidades convenidas.

Diferencia Entre Contrato De Seguro Y Póliza

En términos sencillos, el contrato es el acuerdo, al tiempo que la póliza es el archivo que refleja el acuerdo. En cuanto a la “proposición” dirigida por el asegurador a un viable asegurado, tiene carácter de oferta de contrato, no por el hecho de que vincule al proponente en el transcurso de un período de quince días, sino por el hecho de que reúne (si los reúne) los convocados requisitos de la oferta. La indicada vinculación solo significa que la ley quiere concederle un tiempo al receptor para elegir si festeja o no el contrato de seguro, requiriéndose para el nacimiento del mismo la correspondiente aceptación. Por otro lado, así como con relación a la forma del contrato de seguro debe indicarse que normalmente, para cada operación concreta de seguro se prolonga una póliza.

Se exceptúan de esta facultad unilateral de resolución los contratos de seguro en los que el tomador acepta el riesgo de la inversión, así como los contratos en los que la rentabilidad garantizada esté en función de inversiones asignadas en los mismos. El contrato puede festejarse con referencia a riesgos relativos a un individuo o a un conjunto de ellas. Este conjunto deberá estar delimitado por alguna característica común extraña al propósito de asegurarse. 1.º A la defensa jurídica efectuada por el asegurador de la responsa­bilidad civil de conformidad con lo previsto en el producto 74.

que es un contrato de seguro

La segunda obligación del asegurador es la del pago de la indemnización para el supuesto de que acaezca el evento dañoso o siniestro. Por el seguro de caución el asegurador se obliga, en caso de incumplimiento por el tomador del seguro de sus obligaciones legales o establecidos, a indemnizar al asegurado a título de resarcimiento o penalidad los daños patrimoniales sufridos dentro de los límites establecidos en la Ley o en el contrato. Todo pago hecho por el asegurador va a deber serle reembolsado por el tomador del seguro. En el momento en que el tomador del seguro o el asegurado realicen, respecto a un preciso objeto un contrato de seguro de lucro cesante con un asegurador y otro de seguro de daños con otro asegurador distinto, deberán hacer llegar sin demora alguna, a todos los aseguradores, la presencia del otro seguro. En la comunicación se indicará no solo la denominación social del asegurador con el que se ha contratado el otro seguro, sino también la suma asegurada y demás elementos esenciales.

¿qué Es Un Contrato De Seguro?

Si la suma asegurada sobrepasa notablemente el valor del interés asegurado, alguno de las partes del contrato podrá exigir la reducción de la suma y de la prima, debiendo restituir el asegurador el exceso de las primas percibidas. Si se produjere el siniestro, el asegurador indemnizará el daño ciertamente causado. Sin perjuicio de lo establecido en el artículo cuarto, el contrato de seguro contra daños es nulo si en el momento de su conclusión no existe un interés del asegurado a la indemnización del daño. Sin embargo, si por el tomador del seguro, el asegurado o el beneficiario no se ha cumplido el deber de comunicar el siniestro en el plazo fijado en la póliza o, subsidiariamente, en el de siete días de haberlo popular, el término inicial del balance va a ser el día de la comunicación del siniestro.

Se encuentra dentro de las partes que suscribe el contrato de seguro con independencia de que se trate de un seguro marítimo, mercantil, de hogar, médico, etcétera. El asegurador tiene la obligación de indemnizar el daño producido al asegurado, ya sea a través del pago del capital asegurado, una renta o algún otro ejemplo de prestación convenida en el contrato. Ya que bien, el contrato de seguro entra en acción en el momento en que se perfecciona el seguro, esto es, en el momento en que ambas partes firman la póliza, instante en el que se establecen los derechos y las obligaciones del tomador y el asegurador. No obstante, y esto es muy importante, las coberturas contratadas o sus ediciones no serán efectivas mientras que el tomador no haya pagado el recibo de la prima. El acuerdo por el que el asegurador se ordena a resarcir un daño o pagar una indemnización al tomador del seguro cuando se produzca la eventualidad prevista en el contrato, a cambio del pago de una prima, es lo que se conoce como contrato del seguro. Por el seguro de vida el asegurador se ordena, mediante el cobro de la prima estipulada y en los límites establecidos en la Ley y en el contrato, a agradar al beneficiario un capital, una renta u otras prestaciones convenidas, en el caso de muerte o de supervivencia del asegurado, o de los dos acontecimientos conjuntamente.

¿Quieres Referenciar Este Artículo?

Se indica por exactamente el mismo creador que el derecho de seguros conoce un doble sistema en orden a la prima, la prima única y la prima periódica. En el primer caso, se fija una cantidad única que es la que ha de pagarse y de solo una vez para toda la duración del contrato, y en el segundo supuesto se fija el importe de la prima conformemente con períodos regulares de tiempo, efectuándose el pago de modo sucesivo y periódico. La prestación del asegurador habrá de ser entregada al beneficiario, en cumplimiento del contrato, aun contra las reclamaciones de los herederos lícitos y acreedores de cualquier clase del tomador del seguro. Unos y otros van a poder, sin embargo, exigir al beneficiario el reembolso del importe de las primas abonadas por el contratante en fraude de sus derechos. En lo restante, cuando el Consorcio intervenga como fondo de garantía, y, sin salvedades, cuando el Consorcio contrate como asegurador directo, será íntegramente aplicable el presente artículo.

Así el tomador de un seguro de vida “va a poder entrenar el derecho de rescate mediante la oportuna solicitud, de conformidad con las tablas de valores fijadas en la póliza”. La contratación de un seguro implica abonar una determinada cantidad por una prestación o indemnización futura en el caso de que se diera una situación adversa, la cuál es objeto de cobertura en el contrato. • El asegurador está obligado a dar la póliza y a realizar el pago de la indemnización en el caso de siniestro. Se aplicarán al contrato de seguro las reglas generales de Derecho en todo el mundo privado en materia de obligaciones contractuales, en lo no pensado en los productos 107 y 108. A) En el momento en que el tomador del seguro sea un individuo física y tenga su hogar o su residencia frecuente en territorio español.

Serán solidariamente causantes del pago de las primas vencidas en el instante de la transmisión el adquirente y el anterior titular o, en el caso de que este hubiese fallecido, sus herederos. La suma asegurada representa el límite máximo de la indemnización a pagar por el asegurador en cada siniestro. 4.º La indemnización por mora se impondrá de oficio por el órgano judicial y consistirá en el pago de un interés de forma anual igual al del interés legal del dinero vigente en el momento en que se devengue, incrementado en el 50 por 100; estos intereses se considerarán producidos por días, sin precisar reclamación judicial. Si este incumplimiento se produjera con la manifiesta intención de dañar o engañar al asegurador, éste quedará liberado de toda prestación derivada del siniestro.

Derecho De Salve

Ahora bien, cabe decir que la jurisprudencia entiende que resulta necesario la formalización del contrato, debiendo figurar el contrato de seguro por escrito, firmándose la pertinente póliza, y como afirma el artículo 9 de la Ley de Contrato de Seguro, la póliza del seguro puede ser nominativa a la orden o al portador. En cualquier caso, su transferencia realizada, según la clase del título, ocasiona la del crédito contra el asegurador con iguales efectos que generaría la cesión del mismo. A) Cuando se refiera a riesgos que estén localizados en territorio español y el tomador del seguro tenga en él su vivienda habitual, si se trata de persona física, o su domicilio popular o sede de gestión administrativa y dirección de los negocios, si se trata de persona jurídica. En los seguros de decesos será de aplicación lo preparado en el producto 106 bis.2 cuando los herederos contratasen los servicios por medios diferentes a los ofrecidos por la compañía de seguros con arreglo al párrafo previo. En caso de concurrencia de seguros de decesos en una misma aseguradora, el asegurador va a estar obligado a devolver, a solicitud del tomador, las primas pagadas de la póliza que haya decidido anular desde que se produjo la concurrencia.

Si el asegurado hace intencionadamente el accidente, el asegurador se libera del cumplimiento de su obligación. La reducción del seguro se generará igualmente cuando lo pida el tomador, una vez pasado aquel plazo. Se exceptúa de esta regla la declaración imprecisa relativa a la edad del asegurado, que se regula en el producto siguiente. El Abogado y Procurador designados por el asegurado no estarán sujetos, en ningún caso, a las normas del asegurador. Tercero.–A ceder al asegurador, cuando éste lo pida, el crédito que tenga contra el moroso una vez satisfecha la indemnización. El titular de una Compañía puede asegurar la pérdida de beneficios y los costos en general que haya de proseguir soportando cuando la Compañía quede paralizada total o relativamente a consecuencia de los hechos delimitados en el contrato.